Lo que aprendí con la Vinotinto en el mundial

 

1493594562539

En Venezuela suelen ser muchas las expectativas sobre la vida, queremos triunfos, logros, reconocimientos… no obstante, los queremos para ayer, que se produzcan como un golpe de suerte o por la acción heroica de algunos predestinados por la divina providencia… Desde que el Libertador falleció anhelamos una gesta de aquellos ungidos que nos regresaran esa gloria tan codiciada.

                La vinotinto de a poco fue haciendo el trabajo, ganando partidos y despertando ilusiones… “estos si lo van a lograr”, haciendo grandes partidos contra selecciones de mucho peso como Alemania, Uruguay, entre otros. Con un país en los hombros los chamos decidieron enfrentarse a países laureados y darnos una alegría en medio del humo de lacrimógenas y el rugir de las tanquetas.

                Así llegaron a una final y por primera vez saboreábamos la posibilidad de ser campeones del mundo, de gritarle al universo que no solamente somos colas para comprar papel higiénico y aceite, que también podemos llegar a las alturas… Un gol de los ingleses, un penal errado por nuestra selección pusieron en jaque nuestro sueño. La selección supo sobreponerse a la adversidad y jugar un partido inolvidable, donde el empuje colectivo fue capaz de ir más allá de las individualidades. Todos esperaban que nos salvara Peñaranda, sin embargo, no fue posible.

                Como todos los venezolanos deseaba una victoria, quería vivir la suerte de ser campeón, pero hoy se no pudo. Me preguntaba si todo había sido en vano, y de inmediato supe que no. De hecho, como país perder así con honor, con amor propio, dando hasta el último aliento tiene un sabor a ganancia y no a derrota. Hoy los chamos nos enseñaron que el país que debemos construir está lleno de oportunidades en las manos de una juventud talentosa que podrá alcanzar sus sueños en la medida que sean colectivos y los trabajemos juntos.

                Hoy no fue el héroe el que nos salvó, no se trataba de un ungido, todos pusieron esfuerzo en ello y la vida es así, a veces se gana y otras se pierde. Es la primera vez que llegamos tan lejos, pero sé que no será la última. Debemos esforzarnos para ello. Una victoria final, a costa de un héroe nos habría dejado el mensaje de la independencia y 1810, que sólo lograremos trascender cuando otro nos salve. Este revés nos enseña que hay que seguir trabajando duro para que el pelear por la gloria no sea una hazaña o un guiño del azar, sino un derecho conquistado.

                Con mucho esfuerzo nos tocará reconstruir este país, si queremos legar algo a las generaciones futuras y vivir con dignidad. La solución no anhela en la sombra, no provendrá de los cuarteles o de las filas de uno u otro bando. La respuesta que el país requiere vendrá de la toma de consciencia de que el futuro se construye con empeño, desde hoy y en las pequeñas cosas.

                Gracias por tanto vinotinto, gracias por parecerse a nosotros y cambiarle el rostro al dolor.

Anuncios

Un comentario en “Lo que aprendí con la Vinotinto en el mundial

  1. Definitivamente cierta tu apreciación, donde dibujas perfectamente la vía a seguir para afrontar los retos del día a día, las luchas que se nos presentan a lo largo del camino, debo ser puntual en cuanto a que sólo, es muy poco lo que se logra, que debemos trabajar, jugar y luchar en equipo…que estamos en una etapa de construcción con pocos recursos , en etapa o tiempo de siembra, y que solo veremos resultados con trabajo, preparando el terreno para las buenas semillas que ya las tenemos y están totalmente certificadas con un gran porcentaje germinativo,y están representadas en los jóvenes de la vinotinto, en la atleta de salto largo,en los estudiantes, en los profesionales que apuestan por este país,en el ama de casa, en el niño que juega y los abuelos que merecen ver el fruto de sus esfuerzos Y que muy a pesar de las adversidades vamos a cosechar buenos resultados.los buenos somos mas, y aunque suene a clichet, es verdad, no podemos ser tantos los equivocados…Muy motivador tu articulo esta lleno de Esperanza y aunque en ocasiones nos gane el cansancio no podemos parar, el juego no termina aun, debemos pensar en los libertadores anónimos que ya no estan, merecen una VENEZUELA LIBRE…Todos los días debemos aprender algo, sino el día no esta completo, gracias por abrir esta ventana de reflexiones.y de aprendizaje .Un abrazo consciente…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s