Tras los niños en las protestas

niños en las protestas

En la Venezuela del 2017 los niños en situación de calle existen, no han dejado de acompañar nuestro paisaje pese a las promesas políticas. Las protestas ciudadanas también son cotidianas y entre los niños y estas se ha establecido una relación que consigue escandalizar a tirios y troyanos ¿Qué hay detrás de ello?

            Dependiendo de a quien se escuche se dirá que estos niños son utilizados con fines políticos, de guerra o que sencillamente son una expresión de la Venezuela contemporánea… Lo que es evidente es que a todos nos preocupa la presencia de ellos en espacios que definitivamente los exponen a presenciar y recibir formas de violencia sumamente cruentas.

            Los niños tienen derecho a la protesta pacífica y sin armas según establece nuestra LOPNNA (Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes)  en el artículo 83. Sin embargo, podemos reconocer que en este ejercicio existe un riesgo considerable ¿Pero quién interviene? ¿Por qué participan?

            Hoy en día sin un Sistema de Protección a la niñez y adolescencia capaz de atender la situación de la infancia encontramos que los niños que viven en situación de calle se encuentran a la deriva, y solamente alcanzan a ser visibilizados por su participación en crímenes (Caso Sabana Grande: Los Cachorros) o verse retratados en las manifestaciones ciudadanas de 2017, con escudos en mano y capucha en el rostro.

            Los niños y adolescentes en situación de calle o pobreza extrema que vemos participando nos muestran como sociedad nuestras fallas más graves y constituyen el retrato de ciudadanos a los que les han sido negados sus derechos. Ello ha llevado a que en el contexto de las manifestaciones obtengan algo que quizá nunca han recibido: reconocimiento, visibilidad y atención.

            No propongo que su participación en estos contextos sea lo deseable, pero resulta innegable que para un niño que no tiene qué comer o vestir, y que probablemente solo encuentre compañía en quienes se encuentran en sus mismas circunstancias hacerse presente es la única forma de existir. El Estado debería contar con programas que permitan atender su situación y brindarles protección y fortalecer a sus familias en caso de resultar posible, sin embargo, ante esta tarea además de reprobado, se encuentra famélico e incapaz de atender a esta creciente población. No hay nada que apunte en el corto plazo a alguna mejoría en este sentido, por el contrario, creo que cada vez veremos más niños vulnerables buscando sumarse a un espacio donde sienten que no tienen nada que perder.

            No se trata de tornar a los niños en las manifestaciones en mascotas urbanas, que nos parezcan curiosas y a quienes basta con obsequiarles una galleta. Reconozco que existen personas que desean colaborar de forma solidaria, pero como sociedad debemos apuntar a fortalecer los espacios debidamente preparados para atenderles de manera no circunstancial.

            De la misma manera sería un error criminalizar el único espacio que se les ha dejado a niños que no eligieron nacer en esta Venezuela que tenemos y hoy ven altamente comprometido su presente. La calle, las manifestaciones y su gente han representado su único espacio para ser vistos… El reto es recordar que al cesar la coyuntura ellos seguirán allí y precisaran del concurso de nuestros mejores esfuerzos para incorporarlos a una sociedad que los ha reducido a un espectáculo noticioso.

Anuncios

Un comentario en “Tras los niños en las protestas

  1. Mucha verdad en lo que este artículo se plantea..y me pregunto? Donde esta la causa de esta penosa realidad?,cuando contamos con leyes de protección del menor, enmarcada en la Constitución de la República,Los Niños invisibles para la familia y el Estado, ahora son visibles al mundo,gracias a las manifestaciones de calle.Ellos representan la decidía de un país,la fractura del núcleo familiar en nuestra sociedad..La falta de hacer cumplir las leyes existentes que expresan los derechos de NNA,la carencia de una política de Estado que se encargue de ejecutar programas preventivos,garantizando a su vez una calidad de vida a esta población…pudiese decir que una de las causas a esta situación es el embarazo en adolescentes,niñas cuidando niñas!!quien cuida a quien??? Son muchos las cosas que me vienen a la mente,y en realidad no tengo respuestas, el profesor Fernando comentaba que esto también tenia que ver con el Estado…existen muchas opiniones validas para esta historia sin final feliz, por ahora ellos aprovechan a los políticos para que les regalen algo,y hasta le pasan la mano por la cabecita en señal de camaraderia, exponiéndose a la oscuridad de las calles, son ángeles del creador que no pidieron venir a este plano, de ellos tenemos tanto que aprender..y aun no lo vemos de allí que cada día son mas…Querido y respetado Dr, digame desde su tribuna de trabajo y como ser humano cual seria la vía a seguir para que estos niños de la calle no se propaguen mas?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s